DEMOCRACIA INFORMATIVA... ESTAS Y OTRAS NOTICIAS ENCUENTRELAS EN LA EDICIÓN PAPEL DEL DIARIO OPINIÓN DE LA COSTA EN TODOS LOS KIOSCOS DE DIARIOS Y REVISTAS DE PARTIDO DE LA COSTA, PINAMAR, GENERAL MADARIAGA, VILLA GESELL, LAVALLE, TORDILLO.

La Costa - Gabriela Camperos, tía del niño accidentado
Accidente en el balneario: Irregularidades y negligencia
El pasado fin de semana se produjo un accidente en un balneario de la localidad de San Clemente, cuando el tirante de soporte de una carpa cayó sobre la cabeza de un niño provocándole dos fisuras en el cráneo. Si bien el pequeño se encuentra fuera de peligro, la familia ha decidido llevar a cabo acciones legales, ya que al momento de ocurrido el incidente los responsables del balneario adujeron que nada tenían que ver en lo ocurrido y le informaron a la familia que no contaban con seguro.




La mala noticia que circuló en torno a la localidad de San Clemente del Tuyú, sobre el accidente que sufrió un niño turista cuando un tirante de una carpa cayó sobre su cabeza provocándole doble fisura de cráneo, alcanzó notoriedad pública y repercusión en la prensa nacional durante toda la semana. El infortunado episodio sucedió el pasado domingo en las instalaciones del balneario Punta Ignacio, ubicado en el ingreso a playa del muelle de San Clemente del Tuyú.


Allí, por la mañana, una familia de turistas oriundos del partido bonaerense de General San Martín, decidió pasar el día en una carpa alquilada a dicho balneario, sin imaginar que poco después de llegar a la playa se encontraría con un traumático suceso, que por fortuna y debido a la inmediata asistencia médica no culminó en tragedia.


Para conocer más en detalle sobre lo ocurrido, desde FM Opinión mantuvimos un diálogo con Gabriela Camperos, tía del niño que sufrió el accidente, quien aseguró que más allá de las circunstancia de lo ocurrido, no dudo en señalar que “lo que pasó en realidad fue negligencia de la gente de este balneario”. Al respecto, relató que ese día la familia había llegado a la playa alrededor de las 10:30 horas, y decidieron alquilar una carpa en el balneario Punta Ignacio.


Al elegir la carpa, Gabriela Camperos señaló que uno de los tirantes de la misma se encontraba en el suelo, por lo que “los chicos vinieron y lo acomodaron, como algo de rutina”. Una vez instalados en el interior de la carpa, alrededor de las 11:40 horas comenzó a soplar un viento leve que hizo que “se cayera ese tirante sobre la cabeza de Tomás”, por lo que comentó que “lo que sentimos fue el golpe y después lo vimos a él agarrándose la cabeza, porque nosotros tampoco entendíamos lo que pasaba”.


Si bien Tomás (10) no presentó en ningún momento evidencias externas del golpe, ya que no existió sangrado ni desmayos, ante el fuerte dolor que acusaba tener, la familia decidió llevarlo de forma inmediata a la guardia del Hospital de San Clemente, donde la tía señaló que “cuando la Doctora se dio cuenta que tenía un hundimiento de cráneo, entonces le hicieron una placa y lo que se vi es como una fisura, entonces le hacen una tomografía, porque al ser una fractura corría el riesgo también de que haya un coágulo, y eso iba a implicar una intervención”.


Los resultados de la tomografía indicaron que Tomás tenía dos fisuras en el cráneo, por lo que inmediatamente fue trasladado en la ambulancia al Hospital de Mar de Ajó, donde permaneció internado hasta el martes, momento en que se le otorgó el alta, y según manifestó su tía, el pequeño “por suerte está mejor, lo que sí tiene que hacer dos meses de reposo, porque no puede sufrir otro accidente”.


No obstante, el episodio cobró notoriedad fundamentalmente debido a la respuesta que la familia de Tomás obtuvo de parte de los responsables del balneario Punta Ignacio, ya que según señaló Gabriela Camperos, se negaron rotundamente a colaborar, y sobre ello relató: “Mi mamá, que es la que se quedó en el balneario, le pidió al encargado los datos del seguro, y primero dio vueltas y después le terminó diciendo que no se los podía dar porque no tiene seguro. Entonces mi mamá le pidió una factura, como para que haya una constancia de que estuvimos ahí, y también se negó a dársela”.


 


Ante esta respuesta, la abuela de Tomás decidió llamar al 911, por lo que se apersonó un patrullero de la policía en el lugar. Mientras tanto, la tía del niño radicó la denuncia pertinente en la Comisaría de San Clemente, y al mismo tiempo indicó: “Nosotros contactamos con una abogada de San Clemente, y en estos días se tienen que comunicar para ponerse de acuerdo con toda la información que necesitan, pero de todas formas ya está actuando la Fiscalía”.


 


 


 


Lic. Graciela Marker


 


FM OPINION






CONTACTANOS

ESTUDIO

DIRECCIÓN
Av. San Bernardo


TELEFONO
02257 46-4700

EMAIL
info@opiniondelacosta.com.ar

ESCRIBINOS

© 2017 GRUPO MAB - RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
INTELINTEC SISTEMAS